Noticias

Trigo y cizaña

Publicado el 19/07/2014

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio. Textos: Versión Oficial de la CEE.]

1. Lecturas del XVI Domingo del Tiempo Ordinario

[Ciclo A: Sabiduría  12, 13. 16-19; Carta a los Romanos 8, 26-27;  Mateo 13, 24-43].

Sabiduría “Juzgando con moderación y gobernando con mucha indulgencia, enseñaste a tu pueblo que el justo debe ser humano y diste a tus hijos la dulce esperanza de que, en el pecado, das lugar al arrepentimiento “.

Evangelio: “El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras los hombres dormían, un enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. [...] Los criados le preguntaron al amo: ¿Quieres que vayamos a arrancarla? No, que al recoger la cizaña podéis arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega, y cuando llegue la siega diré a los segadores: Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero”.

2. Meditación

“Al cristianismo le ha hecho mucho daño a lo largo de los siglos el triunfalismo, la sed de poder y el afán de imponerse a sus adversarios. Todavía hay cristianos que añoran un Iglesia poderosa que llene los templos, conquiste las calles e imponga su religión a la sociedad entera. Hemos de volver a leer dos pequeñas parábolas en las que Jesús deja claro que la tarea de sus seguidores no es construir una religión poderosa, sino ponerse al servicio del proyecto humanizador del Padre (el reino de Dios), sembrando pequeñas “semillas” de Evangelio e introduciéndose en la sociedad como pequeño “fermento” de vida humana.

La primera parábola habla de un grano de mostaza que se siembra en la huerta. ¿Qué tiene de especial esta semilla? Que es la más pequeña de todas, pero, cuando crece, se convierte en un arbusto mayor que las hortalizas. El proyecto del Padre tiene unos comienzos muy humildes, pero su fuerza transformadora no la podemos ahora ni imaginar. La actividad de Jesús en Galilea sembrando gestos de bondad y de justicia no es nada grandioso y espectacular: ni en Roma ni en el Templo de Jerusalén son conscientes de lo que está sucediendo. El trabajo que realizamos hoy sus seguidores es insignificante: los centros de poder lo ignoran. Incluso, los mismos cristianos podemos pensar que es inútil trabajar por un mundo mejor: el ser humano vuelve una y otra vez a cometer los mismos horrores de siempre. No somos capaces de captar el lento crecimiento del reino de Dios.

La segunda parábola habla de una mujer que introduce un poco de levadura en una masa grande de harina. Sin que nadie sepa cómo, la levadura va trabajando silenciosamente la masa hasta fermentarla enteramente. Así sucede con el proyecto humanizador de Dios. Una vez que es introducido en el mundo, va transformando calladamente la historia humana. Dios no actúa imponiéndose desde fuera. Humaniza el mundo atrayendo las conciencias de sus hijos hacia una vida más digna, justa y fraterna.

Hemos de confiar en Jesús. El reino de Dios siempre es algo humilde y pequeño en sus comienzos, pero Dios está ya trabajando entre nosotros promoviendo la solidaridad, el deseo de verdad y de justicia, el anhelo de un mundo más dichoso. Hemos de colaborar con él siguiendo a Jesús. Una Iglesia menos poderosa, más desprovista de privilegios, más pobre y más cercana a los pobres, siempre será una Iglesia más libre para sembrar semillas de Evangelio, y más humilde para vivir en medio de la gente como fermento de una vida más digna y fraterna”.

José Antonio Pagola, http://blogs.periodistadigital.com/buenas-noticias.php/

3. Contemplación

Reconoce que tú prefieres dejar rápidamente el campo limpio de cizaña. Necesitas tener la seguridad de que Dios está contigo y sus cosas se imponen porque son buenas, que la oración podrá parar los misiles pro-rusos y traer la paz a israelíes y palestinos… Pero el tiempo de Dios no es este tiempo (mil años en su presencia son como un ayer que pasó, reza el salmo), ni sus planes son a corto ni a medio plazo. Evita, al menos, dormirte: así evitas que el enemigo siempre cizaña de noche.

Muéstrate propicio con tus hijos, Señor, y multiplica sobre ellos los dones de tu gracia, para que, encendidos de fe, esperanza y caridad, perseveren fielmente en el cumplimiento de tu ley. Por nuestro Señor Jesucristo.

Francisco y los ladrones homicidas 

“Merodeaban por allí tres ladrones. Un día fueron al eremitorio y pidieron de comer. El guardián les dijo: “¿No tenéis vergüenza, que, no contentos con robar a los demás el fruto de sus fatigas, venís para devorar las limosnas de los servidores de Dios? ¡Que no vuelva a veros por aquí!” En esto, regresó Francisco con pan y vino en la alforja. El guardián le refirió lo sucedido. Francisco le reprendió, porque mejor se conduce a los pecadores a Dios con dulzura que con duros reproches; que Cristo, nuestro Maestro, dice que no tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos, y que Él no ha venido a llamar a los justos, sino a los pecadores; y por esto El comía muchas veces con ellos. “Por lo tanto –terminó–, ya que has obrado contra la caridad, te mando que tomes esta alforja y les ofrezcas de mi parte este pan y vino. Después te pondrás de rodillas y confesarás tu culpa. Finalmente, les rogarás de mi parte que no hagan ningún daño en adelante, y que, si lo hacen así, yo me comprometo a proveerles de lo que necesiten. Mientras el guardián hacía lo mandado, Francisco pidió a Dios que ablandase sus corazones. El guardián cumplió lo ordenado. Y quiso Dios que comenzaran a decir: “¡Ay de nosotros, miserables, que no sólo robamos y matamos, sino que no tenemos remordimiento! En cambio, este santo hermano nos ha buscado para pedirnos perdón por unas palabras que nos dijo justamente y nos ha traído pan y vino”. Fueron ante Francisco que les dijo: “Aunque cometiéramos infinitos pecados, más grande es la misericordia divina”. Movidos por estas palabras, los tres ladrones entraron en la Orden y comenzaron a hacer gran penitencia”.

Las Florecillas de San Francisco, cap. XXVI

 Agenda del Santuario

La Oficina de Información del Real Monasterio comunica que a la Misa del Peregrino del domingo, 13 de julio (12 de la mañana), vendrán muchos devotos de toda España a honrar a la Madre del Señor manifestada en Guadalupe. El lunes 21 de julio tiene prevista su visita y celebración un grupo de peregrinos de Portugal. El martes 22, recibiremos una peregrinación de Iberoamérica, y el miércoles 23, a los responsables militares que preparan la peregrinación anual de los soldados de Bótoa . A todos deseamos una agradable estancia entre nosotros, cargada de dones espirituales.  
La Comunidad franciscana del Real Monasterio presenta gustosa ante Nuestra Señora, oraciones y preces por la paz en Tierra Santa y por las intenciones de los peregrinos y cuantos fieles le encomiendan sus necesidades.
Categoría : Noticias
  • Comparte :
Comentarios desactivados

Hit Counter provided by Sign Holder