Noticias

Misas de la Luz, 21 de diciembre

Publicado el 20/12/2014

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio. Textos: Traducción de la CEE]

“El tiempo de Adviento tiene una doble índole: es tiempo de preparación para las solemnidades de Navidad, en las que se conmemora la primera venida del Hijo de Dios a los hombres, y es a la vez el tiempo en el que por este recuerdo se dirigen las mentes hacia la expectación de la segunda venida de Cristo al fin de los tiempos. Por estas dos razones, el Adviento se nos manifiesta como tiempo de una expectación piadosa y alegre. El tiempo de Adviento comienza con las primeras Vísperas del domingo que cae el 30 de noviembre o es el más próximo a este día, y acaba antes de las primeras vísperas de Navidad [tarde del día 24 de diciembre]. Las ferias del 17 al 24 de diciembre inclusive tienen la finalidad de preparar más directamente la Navidad” . NUALC, 39-42  

Iluminar la Corona de Adviento

Monitor

Esperar al Mesías empieza por construirle una casa donde habite, disponer un sitio para recibirle y una mesa para el banquete. David quiso construirle un templo, María fue virgen echa Iglesia.

Guía:

Al encender el último cirio de la corona de Aviento,
pensamos en ella, la Virgen, tu madre y nuestra madre.
Nadie te esperó con más ansia, con más ternura, con más amor.
Nadie te recibió con más alegría.
Te sembraste en ella
como el trigo se siembra en el surco.
En sus brazos encontraste la cuna más hermosa.
También nosotros queremos prepararnos así:
en la fe, en el amor y en el trabajo de cada día.
¡Ven pronto, Señor. Ven a salvarnos!

Guía: Ven, Señor, haz brillar tu rostro sobre nosotros.
Todos: Y todos veremos la salvación de Dios.

1. Domingo IV de Adviento: HÁGASE

[Ciclo B: 2 Samuel  7, 1-5. 8b-11. 16; Romanos  16, 25-27; Lucas 1, 26-38].

Profetas: “Ve y dile a mi siervo David: ¿Eres tú quien me va a construir una casa para que habite en ella? [...]. Yo te haré grande y te daré una dinastía. Tu casa y tu reino durarán por siempre en mi presencia y tu trono durará por siempre.”

Evangelio: “El ángel le dijo: No temas, María, porque has encontrado gracias ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. [...] María contestó: He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”.

2. Meditación

«Lucas narra el anuncio del nacimiento de Jesús en estrecho paralelismo con el del Bautista. El contraste entre ambas escenas es tan sorprendente que nos permite entrever con luces nuevas el Misterio del Dios encarnado en Jesús. El anuncio del nacimiento del Bautista sucede en «Jerusalén», la grandiosa capital de Israel, centro político y religioso del pueblo judío. El nacimiento de Jesús se anuncia en un pueblo desconocido de las montañas de Galilea. Una aldea sin relieve alguno, llamada «Nazaret», de donde nadie espera que pueda salir nada bueno. Años más tarde, estos pueblos humildes acogerán el mensaje de Jesús anunciando la bondad de Dios. Jerusalén por el contrario lo rechazará. Casi siempre, son los pequeños e insignificantes los que mejor entienden y acogen al Dios encarnado en Jesús.

El anuncio del nacimiento del Bautista tiene lugar en el espacio sagrado del «templo». El de Jesús en una casa pobre de una «aldea». Jesús se hará presente allí donde las gentes viven, trabajan, gozan y sufren. Vive entre ellos aliviando el sufrimiento y ofreciendo el perdón del Padre. Dios se ha hecho carne, no para permanecer en los templos, sino para «poner su morada entre los hombres» y compartir nuestra vida.

El anuncio del nacimiento del Bautista lo escucha un «varón» venerable, el sacerdote Zacarías, durante una solemne celebración ritual. El de Jesús se le hace a María, una «joven» de unos doce años. No se indica dónde está ni qué está haciendo. ¿A quién puede interesar el trabajo de una mujer? Sin embargo, Jesús, el Hijo de Dios encarnado, mirará a las mujeres de manera diferente, defenderá su dignidad y las acogerá entre sus discípulos.

Por último, del Bautista se anuncia que nacerá de Zacarías e Isabel, una pareja estéril, bendecida por Dios. De Jesús se dice algo absolutamente nuevo. El Mesías nacerá de María, una joven virgen. El Espíritu de Dios estará en el origen de su aparición en el mundo. Por eso, «será llamado Hijo de Dios». El Salvador del mundo no nace como fruto del amor de unos esposos que se quieren mutuamente. Nace como fruto del Amor de Dios a toda la humanidad. Jesús no es un regalo que nos hacen María y José. Es un regalo que nos hace Dios»

José Antonio Pagola [http://blogs.periodistadigital.com/buenas-noticias.php/]

3. Contemplación

Déjate llevar por María, Virgen nazarena; ella te mostrará el fruto bendito de su vientre, después de enseñarte a disponer un lugar para el Señor.

Derrama, Señor, tu gracia sobre nosotros, que, por el anuncio del ángel, hemos conocido la encarnación de tu Hijo, para que lleguemos por su pasión y su cruz a la gloria de la resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

4. Con María, la Iglesia aguarda

O Oriens, splendor lucis aeternae, et sol justitiae: veni, et illumina sedentes in tenebris, et umbra mortis.

Oh Sol que naces de lo alto,
Resplandor de la luz eterna, Sol de justicia:
ven ahora a iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte.

 Antífona del Cantico de María, vísperas del día 21

 Agenda del Santuario

[Castillero Zaldívar]

La Oficina de Información del Real Monasterio comunica que a la Misa de Peregrinos del domingo, 21 de  diciembre (12 de la mañana), acudirán muchos devotos de toda España a honrar a la Madre del Señor manifestada en Guadalupe. Después de la celebración eucarística, el Rector de la Basílica bendecirá el Portal de Belén que se ha preparado junto al altar. 
El miércoles 24, a las 12 de la noche, la Comunidad de Frailes Franciscanos celebrará en la basílica la Misa de Medianoche en la Natividad del Señor. El jueves 25, solemnidad del Nacimiento de nuestro Salvador, hay misas a las 11, 12, 13 y 19.

Que Dios Padre y Jesucristo, el Hijo nacido de la Santa Virgen María, os concedan la paz, el amor y la fe. Y que la gracia de una vida irreprochable acompañe a todos los que aman a nuestro Señor Jesucristo y aguardan su venida gloriosa.

¡Feliz y Santa Navidad del Señor!

Horario de Misas en la Basílica de Guadalupe
Días laborables: 9:00, 12:00 (Misa de Peregrinos) y 19:00.
Domingos y días de precepto: 9:00, 11:00, (12:00, Misa de Peregrinos), 13:00 y 19:00.
Todos los días, media hora antes de la misa vespertina, se reza el Rosario Mariano.
Los jueves del Curso pastoral, antes de la misa vespertina, rezamos vísperas con bendición eucarística.
Los sábados, al término de la misa, se canta la Sabatina de Guadalupe, del P. Bernardo Mora, ofm
Categoría : Noticias
  • Comparte :
Comentarios desactivados

Hit Counter provided by Sign Holder