Noticias

Empezando por Galilea

Publicado el 21/01/2017

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

El día litúrgico en general. Cada día se santifica por las celebraciones litúrgicas del Pueblo de Dios, especialmente mediante el sacrificio eucarístico y el Oficio divino. El día litúrgico va de medianoche a medianoche. Pero la celebración del domingo y de las solemnidades comienza en la tarde del día anterior. El domingo. Por una tradición apostólica que se remonta al mismo día de la Resurrección de Cristo, el primer día de la semana, llamado día del Señor o domingo, la Iglesia celebra el Misterio Pascual. Por eso el domingo debe considerarse como el día de fiesta primordial. Dada la importancia del domingo, sólo tienen prioridad, sobre él, la celebración de las solemnidades y las fiestas del Señor. Pero los domingos de Adviento, de Cuaresma y Pascua tienen prioridad sobre todas las fiestas del Señor y sobre todas las solemnidades. Las solemnidades que coincidan con esos domingos se trasladan al lunes siguiente, a no ser que coincida con el Domingo de Ramos o el Domingo de la Resurrección del Señor. (NUAL núm. 3-5)

El color litúrgico del  Tiempo durante el Año es el verde.

1. Lecturas del III Domingo del tiempo durante el Año

[Año A: Isaías 8, 23b-9,3; Corintios 1, 10-13.17; Marcos 4, 12-23].

Apóstol: «OS ruego, hermanos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo, que digáis todos lo mismo y que no haya divisiones entre vosotros. Estad bien unidos con un mismo pensar y un mismo sentir».

Evangelio: «Jesús recorría toda Galilea enseñando en sus sinagogas, proclamando el evangelio del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo».

2. Meditación

1.- Afirma Pedro en un discurso en Jerusalén que el acontecimiento de Jesús comienza en Galilea, de donde era Jesús. Jesús escoge para proclamar el reino a las gentes de su región que habitan en los pueblecitos situados alrededor del lago de Galilea: Corozaín, Batsaida y, sobre todo, Cafarnaún, donde tiene su casa. Comienza a predicar la salvación del Señor donde está la gente sencilla y humilde. Toma una actitud muy distinta de la de Juan, que, con su vida austera y penitente y alejada de las gentes, simboliza la inminente transformación por el Señor de un mundo malvado. Y Jesús no piensa lo mismo. El mundo, salido de las manos de Dios, no está totalmente corrompido por la libertad humana. Y, además, no proclama el reino solo, sino formando una fraternidad. Dios se revela por medio de la comunidad, en este caso, la formada por Jesús y sus discípulos.

2.- Jesús invita a la gente a que abra su corazón y a que acoja al Señor que viene, vuelvan sus rostros hacia Él y observen que se acerca con bondad y bondad misericordiosa. Porque viene el Señor, nosotros nos convertimos hacia Él. Y viene el Señor para establecer su Reino, que no es un espacio de terreno donde un rey gobierna por un tiempo, sino su reinado consiste en la relación que ha decidido establecer con nosotros: una relación de amor misericordioso, dispuesto a recrear o potenciar la vida de sus hijos al máximo.

3.- Como Jesús es llamado y elegido por el Señor en el Bautismo de Juan, así sucede con cada uno de nosotros. Jesús nos llama a seguirle para llevarnos a un mundo muy distinto del mundo del que nos movemos con frecuencia. Con nuestra familia, con nuestros amigos, con nuestras amistades, insertos plenamente en la historia, nos llama a proclamar que somos hijos del amor, y que desde el amor comprendemos a los demás como hermanos. Ésa es la conversión a la que nos empuja.

Fray Francisco Martínez Fresneda, ofm [http://fresnedaofm.es/2017]

3. Contemplación

¿Quieres venir conmigo?

Iba bajando la calle, las manos en el bolsillo, el cuello del abrigo tapando hasta las orejas y el corazón conmovido por la palabra que había sentido en lo más íntimo. Era la noche de un día más bien frío. La gente, como siempre, ruidosa, caminando sola o en pequeños grupos, caminando, errando y hablando. Una pequeña humanidad de todos los colores y con todas las tonalidades. Una buena mezcla de gozo y de pánico, un interrogante clavado en el mismo muelle de la vibración afectiva. 

 Y venía de ti. Como si me hubieras clavado la mirada, amable, dulce y fuerte, diciendo con aquel lenguaje que va más allá: ¿Quieres? No era la primera vez que me planteabas la posibilidad de dejarlo todo y saltar a la otra orilla para consagrarme a ti en cuerpo y alma. Intentar hacer un seguimiento afectivo y total, para irme identificando contigo. Pienso que hasta te evité. Huía de ti. ¡Como sería posible que cortara todos los proyectos! ¿Por qué yo? Seguro que encontrarías muchos mejores, y a mí podrías dejarme en paz para hacer mi vida. Creo que ahogué tu llamada acumulando razones contrarias hasta pensar, sin estar convencido, que aún te hacía un favor.

Pero hoy, después de la oración de jóvenes, y cantando aquella letra “No fijéis los ojos en nadie más que en Él”, casi de repente, he entendido lo que me decías: ¿Quieres? “¿Qué esperas de mí, Dios mío?” Ya estoy al lado del mar. No hay nadie. El viento es helado. Querría decirte que sí. Tan sólo por una razón. “Te lo mereces, Jesús”. No te hago ningún favor, ya lo sé; pero te lo mereces, me estás seduciendo definitivamente.  [Jesús Renau, jesuita]

Selección: Fray Francisco Arias Marcelo, ofm

Agenda del Santuario

 
 
 

La Oficina de Información del Real Monasterio comunica que a la Misa de Peregrinos del domingo, 22 de enero (12 de la mañana), acudirán muchos devotos de toda España a honrar a la Madre del Señor manifestada en Guadalupe. La Comunidad franciscana desea a todos una agradable estancia entre nosotros. Conviene, no obstante, que las peregrinaciones que deseen celebrar en la basílica o en la cripta del camarín,  reserven día y hora por correo electrónico: rmsmguadalupe@planalfa.es.

Horario de Misas en la Basílica de Guadalupe
  • Días laborables: 12:00 (Misa de Peregrinos) y 19:00.
  • Domingos y días de precepto: 11:00, 12:00 (Misa de Peregrinos), 13:00 y 19:00.
  1. Antes de la misa diaria de Peregrinos y de todas las misas de domingos y festivos encontrará confesores disponibles.
  2. Todos los días del año se reza el Ángelus o Regina Coeli, y media hora antes de la misa vespertina, el Rosario Mariano.
  3. Todos los jueves del curso pastoral, media hora antes de la misa vespertina, la Comunidad y los demás fieles tiene adoración eucarística y rezo de Vísperas.

1917-2017  Centenario de las Apariciones de la Virgen en Fátima (Portugal)

Este año, vayas o vengas de Fátima…,

entra en Guadalupe ¡Te harás bien!

 

Categoría : Lectio dominical
  • Comparte :
Comentarios desactivados

Hit Counter provided by Sign Holder